Psicología Analítica Hoy

     La psicología, a través de las décadas, ha buscado -como toda disciplina científica- consolidarse como una ciencia con cierta coherencia interna, a saber, de claridad respecto de sus alcances e implicancias para el hombre y la sociedad .Sin embargo, la complejidad de su objeto de estudio y los alcances teórico-metodológicos, en el plano investigativo, terapéutico o psicológico que se trate, han sido, finalmente, grandes obstáculos que hasta la fecha tienden a ser insoslayables. La naturaleza de la psique humana, cuyos elementos no han sido abordados más que en el plano de lo especulativo, abriga atisbos de inconmensurabilidad. Lo anterior, nos brinda un panorama quizá desalentador, pero no definitivo, y por tanto, estamos invitados a transitar los caminos que, por pedregosos que parezcan, nos permitirán destinar los esfuerzos para una comprensión más acabada del hombre y su psicología; y no simplemente desecharlos y enviarlos a la hoguera, achacandoles una "no correspondencia" con nuestro quehacer.

 

     Casi por añadidura, y tal como nuestro objeto de estudio es blanco de una borrosidad característica, el asidero teórico que ha sido el "caldo de cultivo" para el desarrollo de la psicología ha abogado, táscitamente, por lo que se conocería como la "pluralización de la disciplina", lo que inevitablemente, nos lleva a pensar en "las psicologías", por sobre una acepción general de "psicología". Lo anterior, como problemática fundacional, tiene una correspondencia ontológica, que por herencia, ya la filosofia se la encontraba y debía enfrentar. En este sentido, y como se verá en el posterior desarrollo de la psicología, fue necesario para nuestra amada disciplina, prescindir de ciertos aspectos que le eran intrínsecos, de modo que pudiese, finalmente, aspirar a consolidarse como una disciplina formal. La formalidad, estaría acompañada de "generalidad" o "universalidad", principios tan bien defendidos por las ciencias duras, que nos invitan a cuestionar su real aplicación para el quehacer de la psicología. En este afan competitivo, la psicología se divorciaría de sus cimientos, en tanto parte transversal de su surgimiento, pasando a ser una "psicología sin alma" (Jung, 1970).

 

     Creo que la psicología no debe desapegarse de su tronco vital, a saber, de una fehaciente aproximación hacia el alma humana. Esta empresa, presupone un carácter tanto objetivo como pasional, cuyo aliciente próximo, nos anima a valorar la esencia del hombre. La materia, ha estado por décadas en la palestra como forma hegemónica de entender la psicología. Hoy en día, hablar de algo "inmaterial", trae consecuencias poco decorosas para cualquiera que de cabida a la existencia del "alma" o del "espíritu". Sin embargo, ambas formas explicativas de los fenómenos son igualmente lógicas, igualmente metafísicas, igualmente arbitrarias, e igualmente simbólicas (Jung, 1970). Esta búsqueda incansable por comprender al hombre y su psique, creo a modo personal, debe estar a la base de cualquier propósito en psicología. Propósitos que, a ratos, se ven nublados por los contextos histórico-políticos (económicos), cuanto más paradigmáticos, en cuyo ceno se ve inmersa la ciencia. Una comprensión más acabada del contexto en el cuál nos vemos situados, implica poner en relieve el "momento" que estamos viviendo como sociedad. En ocasiones es necesario subir a la copa de los arboles para tener mayor perspectiva, y no anquilosarnos en sus raíces.

 

     El presente trabajo, tiene tantos objetivos, como cuestionamientos han llegado a mi vida, conforme me he ido formando en psicología. Enumerar, aquí, cada uno de ellos sería por lo menos pretencioso, por tanto prefiero anidarlos en mi fuero interno. En razón de ello, me es necesario comenzar explicando al menos dos objetivos que me han motivado a iniciar este proyecto:

 

1. Promover el estudio, divulgación e investigación (y en consecuencia, la discusión) del pensamiento y la obra del psiquiatra suizo Carl Gutav Jung, que por años ha sido figura y símbolo de inspiración y filosofía de vida en mi formación.

 

2. Fomentar, desde una humilde parcela, los conocimientos de la Psicología Analítica, derivados del corpus teórico junguiano y post-jungiano.

 

     Al alero de estos dos objetivos, que no son excluyentes de otros más que pueden ir apareciendo en el camino, transitará este trabajo. No por abordar la vida y obra de Carl Gustav Jung, estará cerrado a los comentarios de todos los interesados en los temas que aquí se traten, por tanto les dejo invitados a participar, a dejar sus comentarios, y opinar con plena libertad.

 

Agradeciendo vuestro tiempo y ganas,

 

Se despide:

 

Carlo Sottero P.

 

Pages to the People

     "La vida se me ha aparecido siempre como una planta que vive de su rizoma. Su vida propia no es perceptible, se esconde en el rizoma. Lo que es visible sobre la tierra dura sólo un verano. Luego se marchita. Es un fenómeno efímero. Si se medita el infinito devenir y perecer de la vida y de las culturas se recibe la impresión de la nada absoluta; pero yo no he perdido nunca el sentimiento de que algo vive y permanece bajo el eterno cambio. Lo que se ve es la flor, y ésta perece. El rizoma permanece" (C. G. Jung. Recuerdos, sueños, pensamientos. 1964)