Carl Gustav Jung

Carl Gustav Jung
Carl Gustav Jung

     La psicología, como ciencia, se ha movilizado por causes que en su naturaleza guardan una conexión profunda, a saber, de una visión del ser humano como piedra angular. Esta visión de ser humano, varía en su forma y contenido, en tanto se ligan a la subjetividad e individualidad tan inherentes al hombre. De otra forma, habría "una psicología" como ciencia formal, teóricamente rígida y armada de métodos al alero del dogma. Esta peculiaridad de la psicología, que por un lado muestra la diversidad del ser, nos pone en la encrucijada tan poco trillada: cuál es el factor común entre todos los hombres. Y es que en algún lugar convergen nuestras vidas, bien en lo social, bien en lo psicológico, bien en lo biológico. En este respecto, es donde se erige la discusión más transversal de la psicología, discusión que a la fecha no tiene cuentas saldadas, y que al igual que la filosofía en algún momento, no tiene fecha de caduca. Los defensores de los social, encontraron que el contexto histórico, cultural, económico, y político son determinantes, en cuyo caso el hombre, en tanto parte de la sociedad, se encuentra inmerso. Otros, encontraron en lo psicológico el bastión explicativo ideal, bajo el terreno fértil de los fenómenos conductuales, cognitivos, emocionales e intrapsiquicos. Mientras que los más a fin a lo biológico, sustentaron en lo genético y evolutivo, un modelo que les permitió (con aval de la ciencia) desarrollar uno de los paradigmas más fecundos en la historia de la psicología.

 

     Todas estas formas de entender la psicología, y por ende el ser humano, se han situado en sus parcelas, como expectantes de un nuevo futuro, prometiendo ser los paradigmas de dicho futuro, empero, ¿es uno por sobre el otro?. En un afán competitivo, sobrarían los argumentos de una u otra parte, pero desde un afán integrativo diríamos que la psicología, es a la biología como lo es a lo social y viceversa.

 

     El psiquiatra suizo, Carl Gustav Jung, en un afán de integrar dichos elementos, primero como médico, segundo como psiquiatra y tercero como hombre parte de un contexto histórico y social teñido por la guerra y la cruda atmósfera de ese entonces, logró concebir no sólo una psicología, si no que una forma de filosofía de vida en donde él fue su propio protagonista.

Jung, a orillas del lago Zúrich.
Jung, a orillas del lago Zúrich.

     Carl Gustav Jung nació en 1875, en Kesswil (Cantón de Thurgau, en Suiza). Hijo de un pastor protestante y una mujer trabajadora, desde niño se vio intrigado por los misterios de la Biblia, Dios y la vida, situación que le hizo adoptar una actitud crítica respecto de las religiones y a la vez contemplativa de la fe de su padre. Sus primeros años de escolaridad, no dieron luces de un niño brillante, es más, en vez de ello, prefería jugar en las orillas del lago Zúrich, solitario como perdido en su mundo, en su sueño. En contacto con la naturaleza se sentía vivo, como parte de un todo armónico, contexto en el cual se sumergía en pensamientos difíciles de atribuir a un niño de tan corta edad. Uno de sus pensamientos, tal como lo describe en su libro "Recuerdos, sueños, pensamiento", fue: mientras admiraba el paisaje sentado en una roca, "soy yo el que está sobre la roca, o la roca es la que me sostiene a mi" (Jung, 1964). Con tales reflexiones, el pequeño Jung, situaba a su persona bajo la duda: ¿Soy yo el que construye este mundo a través de mi pensamiento; o es el mundo, la naturaleza, la existencia, lo que me piensa y da vida?.

Universidad de Clark, 1909. Sentados: Sigmund Freud, Stanley Hall y C. G Jung; de pie;  Abraham A. Brill, Ernest Jones y Sándor Ferenczi.
Universidad de Clark, 1909. Sentados: Sigmund Freud, Stanley Hall y C. G Jung; de pie; Abraham A. Brill, Ernest Jones y Sándor Ferenczi.

     Tras terminar sus estudios básicos y medios, decide postular a la Universidad de Zúrich, a la plaza de ciencias sociales, específicamente a la carrera de filosofía. Sin embargo, su decisión se ve tentada por un sueño que él interpretó como el elemento decidor, que le lleva a estudiar medicina. Tras semanas de duda, finalmente decide estudiar medicina. Su estancia en la carrera fue un trampolín hacia lo que posteriormente sería su especialización en psiquiatría. Encontró en uno de tantos artículos que por entonces circulaban, uno acerca de las patologías y las formas en que la personalidad sufría desordenes que afectaban a la conducta. Por entonces, la psiquiatría sólo aspiraba a ser una disciplina más, opacada por las demás especializaciones que permitía la medicina. Contra todo pronóstico (Jung, era aspirante a ayudante de medicina general, bajo la tutoría de uno de los grandes doctores de la época), decide estudiar psiquiatría, y dedicar el resto de su vida al estudio de los fenómenos psíquicos. En el año 1902 estudia psicopatología teórica bajo la tutela de Pierre Janet en el hospital francés de La Salpetriere (París), lugar en donde desarrolla importantes experimentos con el test de asociación. Tras su paso por francia, y doctorarse con la tesis Acerca de la psicología y patología de los así llamados fenómenos ocultos, se une al Dr. Bleuer, que por entonces, se dedicaba al estudio de los fenómenos del inconsciente. Jung, se dedicaría a estudiar el libro "la interpretación de los sueños" de Sigmund Freud, obra que revolucionó la escena mundial en psicología. Este hecho marcaría la primera aproximación de Jung con el propulsor del psicoanálisis.

     En el año 1907, se daría el primer encuentro entre Jung y Freud, que marcaría una fecunda relación profesional y personal. Junto con Freud, Jung se involucra en el panorama científico de la época al alero del enfoque psicoanálitico que por entonces veía un próspero desarrollo. Entre los años 1908 y 1909, participa en el Primer Congreso Psicoanalítico, en Viena. Publica la teoría freudiana de la histeria. Viaja a los Estados Unidos de América con Sigmund Freud y Zandor Ferenczy; allí recibe el doctorado honoris causa por la Clarks University.

     Los años 1913 y 1914, representan un punto de inflexión para las relaciones entre Freud y Jung. Se marcaría la ruptura por profundas discrepancias teóricas, lo que finalmente devino en un alejamiento personal entre ambos autores  y el movimiento psicoanalítico. Jung, en consecuencia, renuncia a presidir el Congreso Internacional del Psicoanálisis.

     Al comienzo y durante la Primera Guerra Mundial. Jung se refugia en su obra dando luces de una aproximación hacia su propia concepción en psicología. Dentro de los trabajos que destacan en esta época están: Cuestiones terapéuticas actuales, Sobre psicoanálisis, La función trascendente, Puntos de vista generales acerca de la psicología de los sueños, Sobre lo inconsciente, Estudios sobre el mandala, e Instinto e Inconsciente. Mientras que en el período de posguerra, son influyentes sus trabajos: Los fundamentos psicológicos de la creencia de los espíritus, Tipos psicológicos, El valor terapéutico de la abreacción, Sobre la relación de la psicología analítica con la obra de arte poética, y Espíritu y vida.

     En el año 1932 le otorgan el premio de literatura en la ciudad de Zurich. Y dos años despues acepta ser presidente de la Sociedad Internacional Médica de Psicoterapia. En esta época, Jung se interesa en el estudio de la psicología, ampliando los horizontes y los contenidos relacionados con el quehacer terapéutico. Así, comienza la investigación sistemática de la alquimia y sus paralelismos con la psicología del inconsciente. En este período son relevantes sus obras: La aplicabilidad práctica del análisis de los sueños, Consideraciones generales sobre la teoría de los complejos, Sobre los arquetipos de lo inconsciente colectivo, y Acerca de la empiria del proceso de individuación.

     Con la llegada de la Segunda Guerra Mundial, se hace patente un proceso madurativo con notables consecuencias para la psicología analítica. El corpus teórico desarrollando por Jung, daba muestras de gran consolidación y sentaba las bases para las futuras investigaciones en psicología. Esta época, subsecuentemente, estaría marcada por variados reconocimientos: recibe el doctorado honoris causa de la Universidad de Oxford, se integra como miembro de la Real Sociedad de Medicina de Gran Bretaña, es nombrado socio honorario de la Academia Suiza de Ciencias, ocupa la cátedra de psicología médica, fundada por él en la Universidad de Basilea, y recibe el doctorado honoris causa de la Universidad de Ginebra en ocacsión de cumplir sesenta años.

     En el año 1948, se funda el Insituto C. G. Jung en Zurich, cuyos propósitos, entre otros, son el estudio de su obra, su divulgación y la formación de profesionales en la corriente de la psicología analítica y los posteriores aportes. En este período destacan sus trabajos: Respuesta a Job, Sincronicidad como principio de conexiones acausales, Sobre sincronicidad, Mysterium coniunctions, Investigación sobre la separación y la unión de los opuestos anímicos en la alquimia, Mandalas, Presente y Futuro, Un mito moderno. De cosas que se ven en el cielo, y El bien y el mal en la psicología analítica.

     Finalmente, muere el 6 de junio de 1961, en su casa de Kusnacht, Zurich, después de una breve enfermedad.

El contenido aquí tratado sólo tiene propósitos y fines académicos.

     "La vida se me ha aparecido siempre como una planta que vive de su rizoma. Su vida propia no es perceptible, se esconde en el rizoma. Lo que es visible sobre la tierra dura sólo un verano. Luego se marchita. Es un fenómeno efímero. Si se medita el infinito devenir y perecer de la vida y de las culturas se recibe la impresión de la nada absoluta; pero yo no he perdido nunca el sentimiento de que algo vive y permanece bajo el eterno cambio. Lo que se ve es la flor, y ésta perece. El rizoma permanece" (C. G. Jung. Recuerdos, sueños, pensamientos. 1964)